Omotenashi es una palabra japonesa que significa “el valor de la hospitalidad”, es el arte de recibir al invitado y hacerlo sentir como en casa. Con este concepto el concesionario de Lexus de Murcia abre sus puertas a los comensales del movimiento Fash Food para que disfruten por una sola vez de una vivencia única.

Fash food lexus

fash food lexus

fash food lexus

Así, la filosofía Omotenashi va más allá de una buena atención al cliente, es la mezcla del culto a las formas y el deseo de mantener la armonía social; bajo este término y la temática de la cena ‘AWARE’ (que refleja la sensibilidad y la nostalgia hacia algo efímero) se diseñó esta experiencia.

fash food lexus

fash food lexus

fash food lexusLos invitados se sentaron a lo largo de una gran mesa con estructura orgánica en sintonía con el espacio del concesionario, donde priman las formas redondeadas, y pudieron contemplar de primera mano la puesta en escena que llevó a cabo el chef protagonista en esta ocasión, José Cremades, del restaurante La Palera de Cabo de Palos. Su cocina, que combina los sabores y texturas de oriente y occidente sumaron un plus al momento vivido en Lexus Murcia.

fash food lexus

fash food lexus

La decoración minimalista y a base de luces de neón, acompañada con la música fusión de elementos progresivos, psicodelia y noise del artista La Josephine, trasladó a los participantes del evento a las ciudades más importantes de Japón, dejándolos boquiabiertos cuando realizaron su entrada al concesionario y vislumbraron la escenografía, la fosforescencia se dejaba ver entre el abundante humo mientras las notas musicales discordantes sonaban de fondo.

fash food lexus

fash food lexus

fash food lexusComo broche final a esta experiencia, los invitados pudieron conocer los últimos modelos de coches que la marca Lexus presentaba en exclusiva en Murcia esa noche, el LC 500h en un rojo brillante y UX 250h en un gris metalizado, ambos fueron el objeto de deseo durante toda la velada.

fash food lexus

fash food lexus

fash food lexus

Fotografía: Vic Soriano